domingo, 25 de abril de 2010

DIAGNÓSTICO DEL SÍNDROME DEL OPÉRCULO TORÁCICO. TRÍADA DIAGNÓSTICA Y EL SIGNO DE LA MANO BLANCA

Carlos A Selmonosky, MD, FACS, Raul Poblete Silva, MD, FACS.
Correspondencia: Carlos A. Selmonosky, M. D. 3784 B Madison Lane Falls Church, VA 22041
doconline2@cox.net


BASE DE SUSTENTACIÓN, CARENCIA DE UN CRITERIO DIAGNÓSTICO ACEPTADO



La incidencia actual del Síndrome del Opérculo torácico (SOT) se desconoce, ella varía desde 1 por millón hasta 100 (1) o 1000 (2) o 3000 y hasta 80,000 (3) por millón de población, aunque éstos reportes no estén basados en estudios epidemiológicos válidos. La incidencia depende del criterio diagnóstico que se seleccione, y el criterio diagnóstico puede ser tan restrictivo como que en algunos centros se reporta una incidencia de 1 por millón (1), mientras cientos de operaciones por SOT se realizan a lo largo del mundo en centros de prestigio.




Una de las dificultades para determinar la verdadera incidencia del SOT en la población general es la falta de un conjunto confiable y reproducible de signos y criterios diagnósticos comúnmente aceptados y exámenes de laboratorio costo-efectivos (4-5-7-23-65).


El SOT es a menudo una mal diagnosticada causa de dolor torácico (8-9-11-12-51-65), dolor del cuello y del hombro (15-16-60) como también uno de los más frecuentes síndromes de compresión neurovascular de la extremidad superior relacionados con el deporte (17-18-19). EL SOT puede ser la neuropatía por compresión periférica más frecuente y la más desestimada, descuidada y erróneamente diagnosticada (20-21-22-23-24). Es también la mayor causa de fracasos de la cirugía del túnel carpiano y del cubital (25).






BASES ANATÓMICAS DEL SOT




Los estudios necrópsicos revelan la presencia de bandas fibromusculares anómalas cuya localización es similar a la que ha sido encontrada en las operaciones por SOT (2-26-28). Los estudios clínicos en poblaciones seleccionadas sugieren una alta prevalencia del SOT (29-30-31) (Figura 1).








Figura 1.




















SÍNTOMAS, NO SÓLO EN LAS EXTREMIDADES SUPERIORES



Los síntomas del SOT son variados y no necesariamente estarán todos presentes en cada caso, por lo que el medico no debe esperar que haya una presentación “típica” del SOT (Figura 2).





Figura 2.





















Los síntomas no están localizados únicamente en la extremidad superior, y así el dolor torácico del SOT puede imitar al dolor anginoso (8-11-12-51-65). Los nervios cardíacos simpáticos son la vía del dolor cardíaco con conexiones ganglionares desde C8 hasta T4; la compresión de las fibras C8-T1 que ocurre en el SOT envía impulsos al cerebro a través de vías compartidas con la misma distribución dermatomal de la isquemia coronaria provocando dolor torácico. La compresión posicional de la arteria vertebral puede causar síntomas intermitentes de insuficiencia vertebro basilar (32-33-34-35-36-); los dolores del hombro y del cuello pueden ser síntomas de SOT (15-16-60). Una anamnesis orientada y advertida de los numerosos síntomas que puede presentar el SOT puede ayudar a aclarar su diagnóstico.


BÚSQUEDA EN PUB MED


Pese a comprobar en PubMed mas de 1.900 referencias sobre el SOT y a los cientos de pacientes operados anualmente en todo el mundo, todavía no existe un criterio diagnóstico aceptado universalmente para ésta enfermedad (4-5-7-23-65). Tanto el diagnóstico del SOT como las indicaciones para su cirugía son consignadas muy pocas veces por la mayor parte de las publicaciones médicas mas leídas.





OBSTÁCULOS PARA EL DIAGNÓSTICO DEL SOT



Un obstáculo común para subestimar el diagnóstico del SOT es la creencia errónea que ésta se encuentra presente solo cuando hay una atrofia de los músculos de la mano y los test neurológicos electrofisiológicos han resultado positivos (1-37-38-39). Un segundo obstáculo para subestimar su diagnóstico es su división que resulta bastante artificial entre formas neurales y vasculares. Se podrá comprobar que muchos pacientes con SOT tendrán síntomas y signos tanto de compresion neural como vascular (60-65-67-68) cuando su interrogatorio es bien realizado y se le acompaña de un examen físico pertinente que incluya la Tríada Diagnóstica.




OBSTÁCULOS CAUSADOS POR UNA MALAINTEPRETACIÓN DE LAS MANIOBRAS VASCULARES



Un tercer obstáculo es la confusión acerca del rol de las maniobras vasculares en el diagnóstico de SOT. Se han descrito numerosas maniobras vasculares (40-41) que cuando son positivas pretenden confirmar su diagnóstico. Positivas significa encontrar con ellas cambios posicionales de la amplitud del pulso radial, hecho que alguna vez fue considerado como patognomónico del SOT (42).



Un número de publicaciones ha señalado que estas maniobras resultan positivas en una gran proporción de sujetos normales (43-44-45-46-47-48), aunque estos reportes no definen cuán “normales” son estos sujetos. La información en relación con la presencia o ausencia de la Tríada de Signos en todas estas publicaciones está ausente, incluso la sola mención de la presencia o ausencia de la debilidad del quinto dedo. No existe un solo estudio alejado acerca de lo que sucede con aquéllos sujetos normales que han tenido sus maniobras vasculares positivas.



El verdadero propósito de las maniobras vasculares es detectar cambios posicionales en la amplitud del pulso de la arteria radial; la importancia de la utilidad diagnóstica de estas maniobras es determinar si ellas representan una respuesta anormal a los cambios posicionales. La compresión posicional de la arteria subclavia no es un fenómeno normal; así, una maniobra vascular positiva es por sí misma una anormalidad. Es importante dar a una maniobra vascular positiva una explicación diagnóstica o un significado pronóstico. Un signo positivo puede estar asociado a una ausencia de síntomas, pero la ausencia de síntomas (49) no disminuye la significación diagnóstica o pronostica de un test positivo. La comparación entre las diversas maniobras vasculares puede también causar confusión (50) y todos los examinadores deberían realizar estas maniobras con el paciente en la misma posición, ya que aún pequeños cambios de posición pueden modificar los resultados. Por ello debe usarse un protocolo detallado si se desea comparar los resultados que ofrece la literatura médica en relación con estas maniobras vasculares




DEFINICIÓN



La conflictiva información en relación con la incidencia y el diagnóstico del SOT exacerba la necesidad de contar con una clara definición de éste y un conjunto de test confiables y estandarizados de sus signos físicos diagnósticos (Figura 3).





Figura 3.




















El SOT es un grupo de síntomas provenientes no solo de la extremidad superior sino también del tórax, el cuello, los hombros y la cabeza. Estos síntomas son provocados por una compresión intermitente o continua del plexo braquial y/o la arteria y vena subclavias y la arteria vertebral.


El diagnóstico clínico de SOT podrá ser formulado por un médico que no sólo esté al tanto de sus síntomas sino cuando además utilice la Tríada de Signos (51-52) durante el examen físico.




TRÍADA DIAGNÓSTICA



Esta Tríada de Signos consiste en lo siguiente (Figura 4):






Figura 4.












1)



Debilidad en la abducción y adducción del 5o dedo, y debilidad en la fuerza de la pinza entre el pulgar y el 5o dedo en comparación con la pinza entre el pulgar y el índice.



2) Cansancio y/o parestesias, adormecimiento de la extremidad superior y de la mano al realizar la elevación del miembro, asociado o no con palidez de la mano.



3) Sensibilidad al comprimir con el pulgar el area supraclavicular ipsilateral, lateral al músculo esternocleidomastoídeo y justo por encima de la clavícula. Deberá observarse la respuesta no verbal del paciente, particularmente la aparición de muecas faciales y de contracturas.





MANIOBRA DE ELEVACIÓN DE LA MANO



En la maniobra de elevación de la mano el paciente se sienta confortablemente elevando las manos sobre la cintura escapular con los dedos apuntando hacia el cielo y las palmas hacia el examinador, con ambos pulgares tan juntos como sea posible. El eje de la extremidad superior debe estar paralelo al eje del cuerpo. La duración de la maniobra es de tres minutos o hasta que el paciente presente síntomas. Este es un test para investigar si existe una compresion posicional del plexo braquial, la que se manifestará por la aparición de parestesias, cansancio y/o adormecimiento de las extremidades superiores y las manos (Figura 5).





Figura 5.


















EL SIGNO DE LA MANO BLANCA



Es también importante evaluar la compresión posicional de la arteria subclavia a nivel del opérculo torácico observando la presencia o ausencia de palidez en las manos. La aparición de una acentuada palidez constituye el llamado Signo de la Mano Blanca (51-52), el que indica que existe una compresión vascular severa (Figura 6).





Figura 6.

















No debe interpretarse la ausencia de cambios de color en las manos como que no existe un SOT, puesto que pueden existir compresiones nerviosas incluso severas sin que exista una compresión vascular asociada (53-54).




DEBILIDAD DEL QUINTO DEDO



La debilidad del quinto dedo es uno de los componentes de la Tríada Diagnóstica. Representa el resultado de la compresión del tronco inferior del plexo braquial, las raíces C8 y T1, por bandas fibromusculares o estructuras óseas anómalas. La fuerza del quinto dedo muy rara vez o nunca es considerada en la evaluación física primaria en los Servicios de Urgencia. Una simple comparación de la fuerza de la pinza del quinto dedo con la del índice puede ser la clave en el diagnóstico de los síntomas originados en la extremidad superior, el tórax, el cuello y los hombros.



La debilidad del quinto dedo (fuerza de la pinza, abducción y adducción) excluyendo las neuropatías o miopatías generalizadas, se encuentra en sólo cuatro neuropatías compresivas de la extremidad superior. En orden de frecuencias, según lo señalado por Google, Yahoo y Bing es: 1) Síndrome del Opérculo Torácico; 2) Atrapamiento cubital en el codo; 3) Atropamiento cubital en la muñeca; 4) Compresión aislada de raíces C8 o T1.



La evaluación del grado que alcanza la debilidad puede ser hecho cualitativamente como nula, media, moderada y severa u objetivamente midiendo la fuerza de la pinza mediante una dinamometría digital realizada con un dinamómetro con una línea de base de 30 libras (Fabrication Enterprise, White Plains, New York) (Figuras 7 A y B).





Figura 7 A.


















Figura 7B.

















EXÁMEN FÍSICO, RIGIDEZ, POSTURA, EDEMA, SUDORACIÓN, ENFRIAMIENTO



La Tríada Diagnóstica debe ser complementada durante el examen físico observando la postura del paciente así como algunas características de sus extremidades superiores: rigidez, hinchazón de las manos o edema de los dedos y enfriamiento o sudoración de los dedos. La hiperhidrosis es provocada por un aumento del tono simpatico debido a la irritación mecánica de las fibras simpáticas del plexo braquial, el que también puede producir enfriamiento de las manos (12-55-57).



El edema o hichazón de los dedos y manos puede ocurrir debido a la compresión de la vena subclavia a nivel del opérculo torácico, la que se hace presente sin que exista trombosis (58-59-60) (Figura 8), aunque en las formas mas graves la compresión es capaz de causar una trombosis de la vena subclavia, el así llamado Síndrome de Pager-Schroetter o trombosis venosa de esfuerzo (19-61-62).





Figura 8.
















Muchos pacientes con SOT pueden tener una postura agachada bastante característica, la que a su vez puede reflejar la presencia de una depresión secundaria (62-63-64-65), y algunos con dolor severo presentarán una verdadera rigidez en sus extremidades superiores, tal como si estuvieran enyesados. .







ESTUDIOS DE IMÁGENES PARA REFORZAR EL DIAGNÓSTICO




Las únicas imagines que se necesitan son una radiografía simple de tórax y de columna cervical para descartar otra patología intratorácica, de la columna cervical, de las primeras costillas, las costillas cervicales y anomalías de las clavículas. Las anomalías de las apófisis transversas de la séptima vertebra cervical como elongación, ensanchamiento y deformaciones deben ser reportadas por el radiólogo puesto que son encontradas frecuentemente en los pacientes con SOT.






VALIDEZ DE LA TRÍADA DIAGNÓSTICA




Un nuevo test diagnóstico, la Tríada Diagnóstica, debe considerar la simplicidad, la variabilidad intra e inter observador, y quizás lo que es más importante, el valor de la práctica clínica (66).



La validez de ésta Tríada reside en los siguientes hechos: a) no se encontra presente en ninguna otra enfermedad o síndrome, salvo en el SOT; b) la variabilidad intra e inter observador es muy baja por la misma simplicidad de las maniobras necesarias para investigar los signos.




IMPLICACIONES CLÍNICAS



Puede ser enorme el valor clínico práctico de ésta Tríada de Signos si es realizada rutinariamente en los pacientes con dolor y/o parestesias de las extremidades superiores, cuello y hombros, aquellos con dolor torácico no coronario, con síntomas de insuficiencia vertebro basilar e injurias cervicales por latigazo.



Cuando ésta Tríada Diagnóstica se encuentra presente, ya sea asociada o no con el Signo de la Mano Blanca, debe considerarse con fuerza el diagnóstico de un SOT, el que será responsable en forma parcial o por completo de los síntomas que pudieran ser atribuidos a otras patologías.








REFERENCIAS



1) Wilbourn AJ; Porter JM. Thoracic outlet syndromes. Spine. State of the Art Reviews Sep1988;2(4):597-626




2) Edwards, DP, Mulkern E, Raja AN, Barker P. Trans-axillary first rib excision for thoracic outlet syndrome. J R Coll Surg Edinb 1999; 44:362-365.




3) Huang JH, Zager EL. Thoracic outlet syndrome. Neurosurgery 2004; 55:897-902; discussion 902-3.




4) Jordan SE, Machleder HI. Diagnosis of thoracic outlet syndrome using electrophysiologically guided anterior scalene blocks. Ann Vasc Surg 1998; 12:260-264.




5) Tolson RD. EMG for thoracic outlet syndrome. Hand Clin 2004; 20:37-42, vi.




6) Novak CB. Thoracic outlet syndrome. Clin Plast Surg 2003; 30:175-178.




7) Sanders RJ, Hammond SC, Rao NS. Thoracic outlet syndrome. A review. The Neurologist 2008 Nov; 14:365-373.




8) Selmonosky CA, Byrd R, Blood C, Blanc JS. Useful triad for diagnosing the cause of chest pain. South Med J 1981; 74:947-949.




9) Eslick GD, Talley NJ. Non-cardiac chest pain: Squeezing the life out of the australian healthcare system? Med J Aust 2000; 173:233-234.




10) Brantigan CO, Ross DB. Diagnosing thoracic outlet syndrome. Hand Clin 2004 Feb; 20(1): 27-36.




11) Selmonosky CA. Thoracic outlet syndrome. The missing link in the diagnosis of non-coronary chest pain. Italian J Card 2008 Dec 9; E14:5217 ABSTRACT




12) Verschel HC Jr, Kourtis H, Jr. Thoracic outlet syndrome: a 50 year experience at Baylor University. Proc Bay Union Med Cent 2007 Apr; 20(2): 125-135.




13) Thompson JF, Jannsen F. Thoracic outlet syndrome. Br J Surg 1996; 83:435-436.




14) Karas SE. Thoracic outlet syndrome. Clin Sports Med 1990; 9:297-310.




15) Parziale JR, Akelman E, Weiss AP, Green A. Thoracic outlet syndrome, Am J Orthop 2000; 29:353-360.




16) Glockner SM. Shoulder pain, A diagnostic dilemma. Am Fam Physician 1995; 51:1677-87, 1690-1692.




17) Wang FC, Crielaard JM. Entrapment neuropathies in sports medicine. Rev Med Liege 2001; 56:382-390.




18) Safran MR. Nerve injury about the shoulder in athletes, part 2: Long thoracic nerve, spinal accessory nerve, burners/stingers, thoracic outlet syndrome. Am J Sports Med 2004; 32:1063- 1076.




19) Thompson RW, Driskill M. Neurovascular problems in the athlete’s shoulder. Clin Sports Med 2006 Oct; 27(4): 769-802.




20) Sheth RN, Belzberg AJ. Diagnosis and treatment of thoracic outlet syndrome. Neurosurg Clin N A 2001; 12:295-309.




21) Roos DB. Thoracic outlet syndrome is underdiagnosed. Muscle Nerve 1999; 22:126-9; discussion 137-138.




22)Atasoy E. Thoracic outlet compression syndrome. Orthop Clin North Am 1966 Apr; 27(2):265- 303.




23) Dragu A, Lang W, Ungalub F, Horch RE. Thoracic outlet syndrome: Differential diagnosis and surgical therapeutic options. Clin Surg 2009 Jan; 80(1):65-76.




24) Shukla PC, Carlton FB Jr. Diagnosis of thoracic outlet syndrome in the emergency department. South Med J 1966 Feb; 89(2):212-217.




25) Novak CB, Mackinnon SE, Patterson GA. Evaluation of patients with thoracic outlet syndrome. J Hand Surg (Am) 1993; 18:292-299.




26) Redenbach DM, Nelems B. A comparative study of structures comprising the thoracic outlet in 250 human cadavers and 72 surgical cases of thoracic outlet syndrome. Eur J Cardiothorac Surg 1998; 13:353-360.




27) Juvonen T, Satta J, Laitala P, Luukkonen K, Nissinen J. Anomalies at the thoracic outlet are frequent in the general population. Am J Surg 1995; 170:33-37.




28) Roos DB. Congenital anomalies associated with thoracic outlet syndrome. Anatomy, diagnosis and treatment. Am J Surg 1976 Dec; 132(G1): 771-778.




29) Sallstrom J, Schmidt H. Cervicobrachial disorder in certain occupations, with reference to compression in the thoracic outlet. Am J Ind Med 1984; 6:45-52.




30) Pascarelli EF, Hsu YP. Understanding work-related upper extremity disorders: Clinical findings in 485 computer users, musicians, and others. J Occup Rehabil 2001; 11:1-21.




31) Magnusson T. Extra-cervical symptoms after whiplash trauma. Cephalalgia 1994; 14:223-227; discussion 181-2.




32) Bacquey F. Haman M, Coskun O. et al. Rotational vertebrobasilar insufficiency secondary to a fibrous band of the longus colli muscle: Value of CT spiral angiography diagnosis. J Radiol 2002; 83:979-982.




33) Harding CA, Poser CM. Rotational obstruction of the vertebral artery due to redundancy and extraluminal cervical fascial bands. Ann Surg 1963; 158:133-137.




34) Sell JJ, Rael JR, Orrison WW. Rotational vertebrobasilar insufficiency as a component of thoracic outlet syndrome resulting in transient blindness. Case report. J Neurosurg 1994; 81:617-619.




35) Kuether TA, Nesbit GM, Clark WM, Barnwell SC. Rotational vertebral artery occlusion. A mechanism of vertebrobasilarly insufficiency. Neurosurgery 1997 Aug; 41(2):429-433.




36) Dadsetan MR, Skerhut HE. Rotational vertebrobasilar insufficiency secondary to vertebral artery occlusion from fibrous band of the longus coli muscle. Neuroradiology 1990; 32:514-515.




37) Wilbourn DJ. Thoracic outlet syndrome. Neuro Clin Aug 1999; 17:477-497.




38) Hug U, Jung FJ, Guggenheim M, Wedler V, Burg D, Kunzi W. “True neurologic thoracic outlet syndrome- anatomical features and electrophysiological long-term follow-up of lateral thenar atrophy. Handchir Mikrochir Plast Chir 2006 Feb; 38(1):42-45.




39) Tender GC, Thomas AJ, Najeed MP, Kline DC. Gillat – Sammers hand revisited. A 25 year experience. Neurosurgery 2001 Oct; 55(4):883-890.




40) Pollak EW, ed. Thoracic Outlet Syndrome: Diagnosis and Treatment. Mount Kisco, N.Y.: Futura Publication Company; 1986.




41) Saunders RJ, Haug CE. Thoracic outlet syndrome: a common sequela of neck injuries. Philadelphia: Lippincott. 1991.




42) Addson A. Surgical treatment for symptoms produced by cervical ribs and the scalenus anticus muscle. Surgery Gynecology and Obstetrics 1947; 85:687.




43) Nord KM, Kapoor P, Fischer J, Thomas G, Sundaraman A, Scott K, Kothari MJ. False positive rate of thoracic outlet syndrome maneuvers. Electromyogr Clin Neurophysiol 2008 March; 48(2):67-69.




44) Mackinnon SE, Novak CB. Evaluation of the patient with thoracic outlet syndrome. Semin Thorac Cardiovasc Surg 1996; 8:190-200.




45) Plewa MC, Delinger M. The false-positive rate of thoracic outlet syndrome shoulder maneuvers in healthy subjects. Acad Emerg Med 1998; 5:337-342.




46) Rayan GM, Jensen C. Thoracic outlet syndrome: Provocative examination maneuvers in a typical population. J Shoulder Elbow Surg 1995; 4:113-117.




47) Warrens AN, Heaton JM. Thoracic outlet compression syndrome: The lack of reliability of its clinical assessment. Ann R Coll Surg Engl 1987; 69:203-204.




48) Patton GM. Arterial thoracic outlet syndrome. Hand Clin 2004; 20:107-111, viii.




49) Becker MH, Lassner F. The asymptomatic thoracic outlet compression syndrome. Handchir Mikrochir Plast Chir 2006; 38:51-55.




50) Remy-Jardin M; et al. Helical CT angiography of thoracic outlet syndrome: Functional anatomy. A J R 2000 June; 174:1667-1674.




51) Selmonosky CA, Poblete Silva R. The diagnosis of thoracic outlet syndrome Myths and Facts. Chilean J. of Surg 2008 June; 60(3):255-261.




52) Selmonosky CA. The white hand sign. A new single maneuver useful in the diagnosis of thoracic outlet syndrome. Southern Medical Journal 2002; 85:557. ABSTRACT




53) Vin F, Koskos F. Levy D, Goeai-Brissomiere BF. Thoracic outlet syndrome. Value of noninvasive studies. Presse_Med 1986 Oct; 11, 15(34):1709-1714.




54) Youmans GR Jr, Smiley RA. Thoracic outlet syndrome with negative adson’s and hyperabduction maneuvers. Vasc and Endovasc Surg 1980; 14(5):318-329.




55) Suderland S, ed. Nerve Injury. 2nd ed. NY: Edinburg NY Churchill Livingston; 1970 [1981 Printing].




56) Urschel HC, Kourlis H. Thoracic outlet syndrome; A 50-year experience at Baylor University Medical Center 2007 April; 20:125-135.




57) Ozdemir O, Ozcakar L. Thoracic outlet syndrome: Another cause for unilateral palmar hyperhidrosis. Clin Rheumatol 2007 Aug; 26(8):1375-1376.




58) Wilhelm A, Wilhelm F. Thoracic outlet syndrome and its significance for surgery of the hand (on the etiology and pathogenesis of epicondylitis, tendovaginitis, median nerve compression and trophic disorders of the hand). Handchir Mikrochir Plast Chir 1985;17:173-187.




59) Schubart PJ, Haeberlin JR, Porter JM. Intermittent subclavian venous obstruction: Utility of venous pressure gradients. Surgery 1986; 99:365-368.




60) Sanders RJ, Hammond SL. Subclavian vein obstruction without thrombosis. J Vasc Surg 2005; 41:285-290.




61) Vischel WC Jr, Patel AR. Surgery remains the most effective treatment for Paget-Schroetter syndrome: 50 year experience. Am Thor Surg 2008 Jul; 86(1):254-260.




62) DeLeon RA, Chang DC, Hassoun HT, Black JH, Rosenborough GS, Perier BA, Rotellini L, Cole D, Busse C, Freischlag JA. Multiple treatment algorithms for successful outcomes in venous thoracic outlet syndrome. Surgery 2009 May; 145(60):500-507.




63) Snider HC, King GD. Minnesota multiphasic personality inventory as a predictor of operative results in thoracic outlet syndrome. South Med J 1986; 79:1527-1530.




64) Axelrod DA, Proctor MC, Geisser ME, Roth RS, Greenfield LJ. Outcomes after surgery for thoracic outlet syndrome. J Vasc Surg 2001; 33:1220-122565) Brantigan CO, Ross DB. Diagnosis thoracic outlet syndrome. Hand Clinic 2004 Feb; 20(1):27-36.




66) Knottnerus JA, van Weel C. Muris JW. Evaluation of diagnostic procedure. BMJ 2002; 324:477-480.




67) De Georges R, Reynaud C, Becqnemier JD.Thoracic outlet syndrome surgery: long term functional results. Ann Vasc Surg Sep 2004; 18(5):558-565




68) Urschel HC,Patel A. Thoracic outlet syndrome. Curr Treat Options Cardiovasc Med April 2003;5(2):163-168



9 comentarios:

Anónimo dijo...

Buen dia doctor, mi nombre es Raul, soy medico interno en Mexico, Distrito Federal, solo queria agradecerle por sus publicaciones pues me han sido de gran utilidad para la comprension de estas patologias asi como para las ponencias que he tenido que realizar durante mi preparacion,es un sitio grandioso su pagina web, solo espero que continue con esta maravillosa labor de brindar su experiencia y conocimiento a quien ha de requerirlo, todo en beneficio de la medicina y el adecuado diagnostico y manejo del paciente, MUCHAS GRACIAS.

nohemy dijo...

BUEN DIA DOCTOR

MUCHAS GRACIAS, ME ACLARO QUE TENGO TODOS LOS SINTOMAS DE SOT. CUAL ES LA SOLUCION? YA QUE EL DOLOR ES CADA VEZ MAS FUERTE, CONSTANTE E INCAPACITANTE.

Dr. Raúl Poblete S. dijo...

Nohemy:
Si clínicamente el diagnóstico es claro y el SOT es grave y está adecuadamente documentado con el estudio no invasivo correspondiente y si un buen tratamiento físico no ha resuelto el problema por completo, la solución es la cirugía (escalenotomía anterior + resección del arco anterior de la primera costilla). Bien realizada sus resultados son excelentes y definitivos

Dr Raúl Poblete

Ana nuñez dijo...

yo tengo operculo toracico y es muy complicado hace tres años que me descubieron esto por el motivo de que se me inchaban mis manos se me colocaban blancas y se me estaban deformando,me dolia mucho de hecho sigo con esto, me duelen los brazos, cuando duermo el cuello me molesta mucho, me duele ando cansada de mis brazos, el 2009 me operaron del brazo izquierdo ya que estaba en el lugar del corazón y me sacarón la primera costilla,porque aquella me estaba presionando una arteria a la cual hacia que se me inchaba la mano ese fue el diagnostico mas entendible que me dio el medico, y ahora despues de tres año comenze con la Otra mano y es peor, es doloroso y complicado.
pero la operacion del brazo izquierdo ahora tengo excelentes resultados, lo triste que comenze con el otro lado y comenzar con todo de nuevo es duerte y triste.
al leer esta pagina me quedaron muchas cosas muy clara, aunque me deprime porque es triste pero me sirve para seguirme cuidando hasta la proxima operacion.
pero los sintomas siguen apareciendo.
esta pagina es de gran ayuda muchas gracias

Ccampa dijo...

Ana vi tu comentario y yo tambien tengo operculo toracico,me interesaria conectarme con vos por mail,por que tengo que operarme y veo que vos tenes experiencia y me podes ayudar, a disipar algunas dudas,mi mail es ccampacronica@gmail.com,Gracias y fuerza para vos

Gonzalo dijo...

Hola, mi nombre es Gonzalo, tengo 27 años, también padezco del SOT y luego de varios estudios realizados, la angiografía fue el más adecuado para hacer el diagnóstico. Me han recomendado relizar a nivel terapéutico para evitar la cirugía, "RPG" (reeducacíon postural global", los resultados no son inmediatos pero se perciben. Saludos

anai dijo...

hola me llamo ana isabel nuño y estoy muy preocupada pues se me a diagnosticado sindrome de operculo toracico y tengo muchas dudas y me operaran este proximo jueves y el seguro social no ha kerido atenderme y los estudios son muy costosos bueno pero sobre la enfermedad mis sintomas son venas muy alteradas mano izquierda dolor en un dedo entumensimiento de la extremidad mucho dolor en el hombro y cuello y cosquilleo al bajar la mano estoy muy asustada pues me extraeran una costilla y no se si sea lo correcto

Unknown dijo...

Soy de Venezuela y hace aproximadamente 5 meses empece a tener cianosis distal y sensación de frió acompañado de parestesias en dedos, manos y antebrazos, dolor no permanente en miembros superiores, a la rayos X cervical me encontraron costillas cervicales bilaterales, por un tiempo me acompaño una cervicobraquialgia muy fuerte y me hice rehabilitación y mejoro el dolor sin embargo en ocasiones sobretodo cuando estoy estresada he visto que aparece la cianosis distal de nuevo en mis manos y desaparece en minutos y luego reaparece con frió y parestesias, en otros momentos veo es palidez en ambas manos y edema en los dedos con dolores punzantes no permanentes en diferentes puntos de la mano. soy terapeuta ocupacional y lo unico que quiero es calidad de vida tengo una bebe y una familia que me necesita y no quiero llegar a tener complicaciones mayores o irreversibles, no se por que ahora tengo esto ya que nunca antes me había molestado esto solo hasta los últimos cinco meses. si alguien me puede decir su experiencia con los diferentes tratamientos lo agradecería =(

Ccampa dijo...

Hola Gonzalo me gustaria conectarme con vos ,por mail o por telefono,yo tengo SOT y estoy haciendo <RPG ,Y ME GUSTARIA HABLAR CON ALGUIEN QUE ESTE EN MIS MISMAS CONDICIONES,GRACIAS ESPERO TU CONTESTACION,MI MAIL ES
CCAMPACRONICA@GMAIL.COM